Entradas de Sebastián Mercado Tapia

El mundo del cine nos entrega joyitas que asombran al espectador. A menudo, estas películas vienen de los lugares menos esperados, de producciones que no cuentan con grandes presupuestos, pero sí una dirección y un trabajo en conjunto que hace que estas películas sean obras maestras. Hollywood ha tomado la costumbre de rehacer estas cintas con formatos y presupuestos distintos para revivir los éxitos del pasado y asegurar un ingreso importante, pero muchas veces la idea no resulta como se esperaba y la versión nueva pasa a ser recordada como la copia inferior a la original. A continuación, películas que se suman a la larga lista de remakes que no dieron el ancho.

El Planeta de los Simios (1968/2001):

Una manera de resumir la película sería decir que producto de un accidente, un astronauta es transportado a un mundo en donde los simios son la raza dominante y la raza humana es usada como mascota. Allí, intentará obtener su libertad, junto con la de sus compañeros de especie, al luchar contra sus captores con la esperanza de que pueda volver al planeta que conoce.

Este es el remake del clásico de 1968 que al mismo tiempo se basó en la novela publicada por el francés Pierre Boulle en 1963. Es una distopía en donde el ser humano lo pierde todo y ahora está a merced de un nuevo animal dominador y que ha sido el detonante de decenas de historias similares. Por supuesto que Hollywood querría revivir este éxito del cine. Lo lamentable, es cómo se hizo.

Uno podría criticar la visión de Tim Burton a la hora de dirigir la película, pero no sería lo correcto, ya que Burton apenas tuvo tiempo para trabajar en esta película. Fox tenía la idea de realizar este remake alrededor de 1990, por lo que comenzaron con la producción, buscaron directores y guionistas e iniciaron el proyecto. Pero los directores fueron renunciando por diferencias creativas con la empresa estadounidense, los guionistas cambiaron para ajustarse más a los gustos de los nuevos integrantes y finalmente todos renunciaron al ver que la idea no prosperaba.

En un intento de salvar el remake, contratan a Tim Burton para que lidere esta cinta, pero las grabaciones tuvieron que aplazarse un tiempo y le dejaron a Burton un tiempo de 5 meses para grabar, editar, corregir y terminar el filme. Esto se debe a que Fox quería estrenar su película sí o sí en julio de 2001 y no aceptó ninguna otra propuesta. 

Tuvieron problemas al grabar en el desierto por culpa de las tormentas de arena y el ambiente seco. Hubo numerosos casos de problemas respiratorios entre miembros del staff a causa de esto y tuvieron que buscar locaciones más cerradas para continuar grabando. Razón por la cual la película da una sensación de claustrofobia al presentar siempre escenarios pequeños y oscuros. Para colmo de muchas personas, Tim Roth, actor que personificaba al General Thade, sufrió constantemente por lo apretado de su traje, el cual no pudieron modificar a tiempo y que le terminó generando dos hernias en la espalda una vez que terminaron de grabar. Nadie estaba feliz mientras se trabajaba en esta cinta. 

Además, el desenlace de la película deja un final abierto para que puedan adaptar alguna secuela que con seguridad nadie quiso realizar. El mismo Tim Burton declaró que saltaría desde una ventana antes de hacer una segunda parte. 

Poltergeist (1982/2015):

La historia trata sobre una familia que se muda, sin conocimiento previo, a una casa que está construida sobre un antiguo cementerio. A raíz de esto sufren a causa de situaciones paranormales que los agobian al punto en que sus propias vidas corren peligro.

La película de 1982 es un clásico del cine de terror que incluso generó leyendas aparte producto de las supuestas maldiciones asociadas al filme. Por lo mismo, no era raro esperar un remake con tecnología de punta para revivir los miedos de esta cinta. Sin embargo, el resultado no fue el mejor.

Algo que tiene la original es que por momentos es algo lenta y tediosa. La nueva quiso modificar esto cambiando de lugar algunas escenas para que en a lo largo de la película hubieran situaciones que llamaran la atención del espectador. Era una buena idea, pero con esto mataron la tensión acumulada que se originaba en el primer filme. Ahora todo pasa más rápido y no logras absorber los nervios de los protagonistas. 

Además, el uso de la tecnología, mediante teléfonos y drones, hizo posible que los personajes estuvieran en conocimiento de lo que ocurre en todo momento. Esto le quita el característico suspenso y nos deja con un screamer típico de la época. De la misma forma, los efectos especiales quitaron parte de la magia de Poltergeist, la cual recaía en la simpleza de sus escenas. Uno nunca sabía que esperar porque en cualquier momento algo podía atacar a los habitantes de la casa. En el remake destacan demasiado objetos, puertas, televisores, etc, por lo que uno sabe que algo va a ocurrir y se elimina el suspenso latente. 

Es una buena película, pero no se compara a la obra original. 

Karate Kid (1984/2010):

La película va sobre un niño que ve como su mundo cambia cuando se muda a China a causa del trabajo de su madre. Los problemas generados por el cambio cultural provocan que el adolescente se vea envuelto en peleas con gente de su entorno. Un viejo maestro marcial lo tomará como discípulo para que éste pueda hacerle frente a sus rivales y para que pueda reformar la conducta agresiva que tiene frente a los demás.

Es el remake del clásico de 1984, pero no mencionan el karate en ningún lado además del título y los personajes practican Kung Fu. Con esta frase ya debería quedar claro el por qué esta película no funcionó.

Si vamos a lo técnico, este filme es más una película de acción más que el drama que nos presentaron en la original.  Se pierde la esencia de la relación de maestro-discípulo, la cual era casi como la de un padre y su hijo, y queda la sensación de que solo es un hombre adulto enseñándole a un niño cómo devolver los golpes recibidos. No vamos a tener una lección de vida como las que el Señor Miyagi nos introdujo en su momento, solo momentos con tinte de comedia. 

Se agradece que el remake tenga elementos que hagan recordar a la original, como lo son el sacarse y ponerse la chaqueta, recordando el conocido “encerar, limpiar” y que la situación del conflicto sea similar a la que ocurrió cuando Daniel-San era el protagonista. Pero estos intentos se ven opacados por las propias restricciones que los productores se impusieron casi por voluntad propia. Y es que esta película se filma en China, lo que por supuesto da paso a que se hagan modificaciones para no dejar al país asiático como un villano. Es por eso que en la nueva cinta, Dre (Jaden Smith), es quién inicia las peleas y quién siempre está dispuesto a combatir a golpes, dejándolo así como el elemento conflictivo y no a los adolescentes chinos

Y de nuevo. No puedes hacer un remake llamado “Karate Kid” y no mencionar la palabra Karate en absoluto. No puedes.  

Oldboy (2003/2013):

Un hombre es secuestrado y mantenido cautivo durante 20 años. Lo liberan y esta persona, visiblemente afectada por el encierro, iniciará un camino de venganza en donde primero deberá averiguar quién le hizo ese daño, por qué razón lo mantuvo en una habitación tanto tiempo, qué ocurrió con su familia y por qué lo soltaron de su encierro. 

Oldboy es un clásico del cine surcoreano y una de las historias de venganza más crudas de todos los tiempos. No por lo sanguinario, sino por la trama que nos presenta personajes completamente rotos por dentro. Era de esperar que Hollywood quisiera hacer un remake digno de esta obra, pero fallaron en el intento.  

Lo primero es que quitaron la esencia de un protagonista que es más un monstruo que un ser humano y dejaron a Joe Doucett (Josh Brolin) como un héroe extremadamente agresivo. Típica americanización del personaje. Lo mismo ocurrió con el villano final, el cual era elegante, tranquilo y carismático en la cinta asiática, mientras que en el remake dirigido por Spike Lee, el tipo es un desquiciado que exagera en sus gestos, que estalla ante cualquier estímulo negativo y que no da la impresión de que pudiera planear una estrategia tan compleja en contra del protagonista. 

Cambia la música, la ambientación, las escenas de acción parecen sacadas de una producción de Duro de Matar y quizás el elemento más contradictorio es que en el remake, Doucett es alguien que da la sensación de que puede recuperar su pasado, su familia y su vida, mientras en la original Oh Daesu es alguien que lo perdió todo, que sabe que no podrá rescatar nada y que por lo mismo solo desea vengarse de quién le hizo tanto daño.

Además, cambian parte del final, lo que es un golpe bajo en el honor de la película de 2003. 

Pesadilla en la Calle Elm (1984/2010):

Vecinos de una comunidad le dan muerte a un asesino serial que enfocaba sus actos en menores de edad. Ahora, el fantasma de Freddy Krueger persigue y ataca a los hijos de estas familias en sus sueños, quienes no pueden hacer nada para combatir este mal ya que Freddy tiene control total de la situación una vez que sus víctimas caen dormidas.  

No son pocos los que tuvieron miedo de ir a dormir por culpa de este éxito del cine de terror. Por la misma razón es que hubo expectación cuando se anunció el remake que tendría a Jackie Earle Haley interpretando a Freddy Krueger, pero se obvió un detalle importantísimo: Michael Bay estaba a cargo de la producción.

Uno puede decir que el Bay, director de la saga Transformers, solo formaba parte de la producción y no tenía nada que ver en la dirección. Pero es una locura pensar que no tuvo influencia en el el inexperto director Samuel Bayer, quien solo había dirigido videos musicales antes de esta película. 

El resultado fue ver un Freddy Krueger sin carisma. Ya no es el villano que perseguía a sus objetivos con una sonrisa en la cara y su carcajada siniestra sonando en cada lugar. Ahora es más un personaje que juega a las escondidas, que no saca ventaja del mundo de los sueños, que es serio en todo lo que hace y que acude a la sorpresa más que a la persecución para acercarse a sus victimas 

Freddy ya no hace uso de su característica habilidad de cambiar formas, lo que provoca que se pierda la sensación de constante inseguridad donde uno no sabía en qué momento y en qué forma podría aparecer. Al mismo tiempo, su figura se estilizó. Ahora tiene rasgos más finos y no parece un monstruo que solo desea matar. 

Quizás el elemento más criticado es que (alerta de spoiler en este párrafo) cambian los protagonistas a la media hora de película. Uno no termina de enganchar con la primera, muere y pretenden que puedas identificarte con la segunda protagonista. Si vas a hacer un cambio así, procura que sea al inicio del filme y no cuando ya llevas un tercio de la película.  

PODCAST
RESEÑAS DESTACADAS
RECOMENDACIÓN
INSTAGRAM
Loading...
Menú