Las y los directores de anime más reconocidos del mundo

El mundo del anime tiene muchas personas a cargo de los elementos más importantes de la obra. Los guionistas, dibujantes, animadores y productores a cargo cumplen una función fundamental para poder llevar a cabo el proyecto. Pero si nos centramos en lo más importante, eso sería, sin lugar a dudas, su dirección.

El enfoque, los retoques y las secuencias que tendrá un anime es de exclusiva responsabilidad de esta persona, quién es el líder del proyecto y que plasma su visión en una serie o película que puede ser un éxito o un fracaso dependiendo de quién comanda el equipo. A continuación, los directores de anime más reconocidos del mundo.

Hayao Miyasaki

Partimos la lista con el director más célebre de todos. Y es que incluso las personas que no suelen ver anime tienen conocimiento sobre su trabajo e imagen. Hablamos de Hayao Miyasaki, co-fundador del famoso estudio Ghibli, escritor, mangaka, ilustrador, productor y director de muchas de las películas más icónicas del anime japonés.

Nació el 5 de enero de 1941, partió su carrera como dibujante del estudio Toei Animation para luego pasar a ser jefe de animación luego de ser el líder de los empleados en una disputa laboral con el estudio. En Toei conoció a Isao Takahata, compañero con el que fundaría Ghibli en un futuro y con el que dominarían el mundo del cine japonés.

Sus películas suelen ser protagonizadas por niñas o mujeres que demuestran un claro sentido de empoderamiento en donde ellas no necesitan de un héroe que las salve. Estas películas contienen escenarios repletos de elementos fantásticos, mundos mágicos y mensajes enfocado en el cuidado del entorno y medio ambiente. Las historias plasmadas en sus filmes juegan con la concepción del bien y el mal entre sus personajes y conmueven con tramas cautivadoras y fáciles de seguir. Entre sus trabajos más conocidos están La Princesa Mononoke (1997), Mi vecino Totoro (1988) y El Viaje de Chihiro (2001), trabajo con el que ganó el Oscar a Mejor Película de Animación en 2001.

Actualmente, Miyazaki está trabajando en la que será su última película, titulada “Cómo vives”, que tiene agendado su estreno para el 2022.

Hideaki Anno

Nacido el 22 de mayo de 1960, Hideaki Anno es un director de animación conocido principalmente por su trabajo como guionista y director Neon Genesis Evangelion (1995), un anime de culto que a más de 26 años de su estreno sigue siendo de los proyectos más atractivos del mundo de la animación. 

Anno pasó su infancia admirando las series de TV y las historias de ciencia ficción al punto en que realizaba cortos caseros para pasar el tiempo. Un día, vio que Estudio Ghibli necesitaba animadores para trabajar en una nueva película, Anno no lo pensó dos veces, postuló, conoció a Hayao Miyasaki quién quedó asombrado por sus dibujos y finalmente fue contratado para trabajar en dibujos clave de Nausicaä del Valle del Viento (1984).

Sería en 1995 en donde tomaría el proyecto que lo lanzaría a la fama y que significaría la piedra angular de su éxito. Comenzaba su trabajo en la saga de Neon Genesis Evangelion, en donde Anno sería el jefe absoluto de su anime y de las posteriores películas que hoy se siguen estrenando y golpeando al mundo con su éxito. 

Los trabajos de Hideaki Anno se centran en los problemas psicológicos de sus personajes. En especial en aquellos que aparentan una cosa para encajar en la sociedad en lo que, en palabras de él, es una proyección de su propia personalidad. En sus obras se pueden ver elementos vanguardistas ya que suele probar estilos o herramientas nuevas en sus películas, pero siempre enfocado en parajes urbanos en su gusto por la ciencia ficción y la tecnología. Al mismo tiempo, gusta de mezclar elementos religiosos y simbolismos surreales en sus historias que ya tienen un sello característico. 

Sus obras más conocidas son, por supuesto, la serie y películas de Neon Genesis Evangelion, Kare Kano (1998) y Nadia: El Secreto de la Piedra Azul (1990). 

Tetsuro Araki

Si hablamos de anime que rompen esquemas y que son admirados por espectadores que no suelen ver animación japonesa podemos dar los ejemplos de Death Note (2006) y Attack on Titan (2013). Ambos son anime que contienen historias llenas de elementos psicológicos, giros de trama que agregan elementos oscuros a la obra y un drama constante que cautiva a la audiencia. Por supuesto, estos dos titanes del anime fueron dirigidos por la misma persona: Tetsuro Araki.

Araki nació el 5 de noviembre de 1976 y partió su carrera como asistente de producción del gigante estudio Madhouse para luego escalar en su carrera y llegar al estudio Production I.G. Una rama de este estudio se separó y se independizó, dando nacimiento a Wit Studios, lugar que confió en Araki para liderar el famoso proyecto de Attack on Titan.

Araki suele trabajar en historias con temáticas negativas en donde los protagonistas se enfrentan a enemigos imposibles de vencer y con tramas repletas de juegos psicológicos o acción constante y fluida. Entre sus trabajos más reconocidos están las ya mencionadas Death Note y Attack on Titan, como también los exitosos Guilty Crown (2011) y Kabaneri of the Iron Fortress 2016).

Mamoru Hosoda

Mamoru Hosoda nació el 19 de septiembre de 1967 y desde un comienzo se inspiró en los trabajos de Hayao Miyasaki al punto en que solo tenía una meta en su cabeza: llegar al Estudio Ghibli.

Partió como animador de Toei Animation mientras buscaba la oportunidad de llegar a conseguir un puesto al lado de Miyasaki. En 2000 saltó a la fama al dirigir las dos primeras películas de Digimon (1999, 2000), en donde se veía un estilo propio, distinto al de la serie y que cautivó tanto a sus espectadores que llamó la atención de un productor de Ghibli, el que le daría la responsabilidad de dirigir una película de este estudio. El sueño de Hosoda se hacía realidad.

Lamentablemente, la producción de Ghibli le exigió que la dirección de esta película, El Increíble Castillo Vagabundo (2004), fuera lo más parecido posible a una dirección hecha por Hayao Miyasaki, cosa que le disgustó ya que quería plasmas su visión y hacer su propia película, no una copia. Las diferencias creativas terminaron con la renuncia de Hosoda, quién volvió a trabajar con Toei. 

Sus películas tratan generalmente de historias enfocadas en las relaciones familiares de sus protagonistas en donde la figura materna tiene una gran importancia. Juega con la inocencia de los personajes y un viaje del héroe en donde lo principal es establecer las bases de una familia. 

Entre sus trabajos más célebres tenemos las mencionadas películas de Digimon, Wolf Children (2012), La Chica que Saltaba a Través del Tiempo (2006), Summer Wars (2009), El Niño y la Bestia (2015)  y Mirai, Mi Hermana Pequeña (2018).

Naoko Yamada

Quizás es de las menos conocidas de la lista, pero con trabajos tan característicos que es imposible obviar su trayectoria. Nació el 28 de noviembre de 1984 y en su niñez solía dibujar cuadros de Dragon Ball y Patlabor para pasar el tiempo, lo que a fin de cuentas la llevó a optar por el camino del arte. 

Partió su carrera trabajando como dibujante para el conocido estudio de Kyoto Animation en dónde siguió avanzando hasta recibir la responsabilidad de dirigir dos episodios de CLANNAD (2007), uno de los anime de romance más famoso de todos los tiempos. 

Su buen trabajo con CLANNAD impulsó a que Kyoto Animation le ofreciera la dirección de K-On! (2009). En donde Yamada aceptó el trabajo sin siquiera tener conocimiento del manga ya que era una oportunidad que no podía perder. La apuesta le resultó y K-On! Recibió múltiples reconocimiento por parte del círculo de animadores japoneses por su notable dirección y excelencia en animación. 

Naoko Yamada es una maestra del género Slice of Life, en donde es capaz de dirigir una historia que conmueva hasta las lágrimas, como también provocar un dolor intenso en los espectadores producto de lo tristes que son sus giros argumentales. 

Entre sus trabajos más destacados están la mencionada K-On!, Tamako Market (2013), y la conmovedora película A Silent Voice (2016). 

Shinichiro Watanabe

Guionista, productor, actor y director de cine japonés. Watanabe nació el 24 de abril de 1965 y comenzó su trabajo como asistente de producción en el estudio Sunrise. Debuto como co-director en la película Macross Plus (1994) y posteriormente llegó al estrellato al dirigir uno de los mayores clásicos del mundo del anime, Cowboy Bebop (1998).

El éxito de esta serie lo catapultó a la fama y lo llevó a participar de animaciones cortas del universo de Animatrix, en donde dirigió A Kid’s Story y A Detective Story (2003). Posteriormente, en 2004, tomó las riendas del proyecto del anime original Samurai Champloo (2004), el que se convertiría en uno de sus trabajos más reconocidos y uno de los anime más icónicos de su carrera.

En sus trabajos suele mezclar varias fuentes de inspiración para crear algo nuevo. En Cowboy Bebop, tomó referencias del western, espacio y un entorno ambientado en la música Jazz, mientras que en Samurai Champloo tomó la historia de los samurái vagabundos y los mezcló con conceptos del hip-hop para crear un mundo que no se había visto anteriormente. Sus trabajos suelen contener historias relacionadas a la ciencia ficción con una mirada adulta.

Makoto Shinkai

Nacido el 9 de febrero de 1973. Ha participado como director de películas desde 1999, pero ha recibido la atención del mundo del cine por sus últimos trabajos, los cuales han ganado el reconocimiento de los animadores japoneses y lo llevaron a ganar dos veces seguidas el premio a mejor director por los Tokyo Anime Awards.

Es un director que ha sabido sacar provecho de las nuevas tecnologías para cambiar el enfoque de sus animaciones y plasmar escenarios con paisajes realistas, repletos de luces y una paleta de colores que ayuda a transmitir la emoción de sus protagonistas. 

Quizás su trabajo más conocido es Your Name, película estrenada en 2016 y que llegó a ser la película de animación que más dinero recaudó en la historia (antes de la llegada de Kimetsu no Yaiba: Mugen Train). Sus historias suelen tratar de parejas que, por alguna situación sobrenatural, no pueden estar juntas y deben superar obstáculos para completar su amor. Su trabajo llevó a que la revista Variety lo incluyera entre los 10 animadores a seguir en 2016.

Entre sus obras más reconocidas están Your Name, 5 Centímetros por Segundo (2007) y El Tiempo Contigo (2019).  

Sayo Yamamoto

Nacida el 13 de abril de 1977, solía realizar storyboards y crear historias para rellenar su portafolio, el cual le mostró al fallecido director de Paprika (2006) y Perfect Blue (1997), Satoshi Kon. Kon le ofreció un trabajo en el estudio Madhouse para que trabajara en la película Millennium Actress (2001), pero diferencias creativas con el estudio significaron su salida del proyecto. 

Sin embargo, Yamamoto ya había captado el interés del cine japonés y solía participar como ayudante de storyboard para trabajos famosos como Samurai Champloo, Ergo Proxy (2006) y Dragon Drive (2002). Sería en 2008 que el estudio Manglove confiaría en ella para liderar el proyecto del anime original Michiko to Hatchin, el cual la catapultaría a la fama.

Yamamoto tiene la particularidad de que siempre busca una inspiración antes de trabajar en algún anime, por lo que viaja a lugares en donde estarían ambientadas sus historias para entender cómo funciona el entorno y darle un toque local a cada uno de sus trabajos. Por ejemplo, viajó y pasó un tiempo en Brasil antes de decidirse a trabajar en Michiko to Hatchin.

Entre sus trabajos más conocidos tenemos el ya mencionado Michiko to Hatchin, Lupin III: La mujer llamada Fujiko Mine (2012) y Yuri!!! On Ice (2016).  

Mamoru Oshii

Mamoru Oshii nació el 8 de agosto de 1951. Siempre fue un fanático del cine y solía grabar películas caseras para entretenerse. En sus comienzos trabajó con el estudio Pierrot cuando este apenas iniciaba y estando allí fue cuando recibió la distinción de ser el creador del primer OVA (animación de venta exclusiva en formatos de video o vhs y que son ajenos a las temporadas de anime).

Oshii recibió la responsabilidad de comandar el proyecto del primer OVA, Dallos (1983), después de que Pierrot tuviera la idea de lanzar este formato. Oshii ya tenía experiencia en trabajos de gran importancia al ser el encargado de dirigir las películas de Urusei Yatsura (1983, 1984), de la misma creadora de Ranma1/2 e Inuyasha, por lo que se podía confiar en su habilidad para liderar equipos. 

Su buen trabajo en distintos proyectos derivó a que tuviera su primera dirección en las películas de una saga conocida: Patlabor. Dirigió dos filmes de la serie (1989, 1993), además de la creación de 6 OVA’s (1990) de la misma y recibió el reconocimiento del círculo de directores por la complejidad de sus trabajos, los que están llenos de temáticas adultas, giros de trama y conflictos entre los avances tecnológicos y las creencias religiosas de sus personajes. 

De hecho, Mamoru Oshii ha dicho ser un estudioso de la religión cristiana pese a no ser creyente ya que le ayuda a plasmar de mejor forma sus guiones. Fue esta característica lo que lo llevó a dirigir su gran éxito, la película de Ghost in the Shell (1995) y sus posteriores adaptación a anime y filmes.

 En sus proyectos podemos destacar la constante temática religiosa que rodea a sus personajes, conceptos filosóficos que le dan más contexto a la situación y el uso de la ciencia ficción para captar la atención del espectador. 

PODCAST
RESEÑAS DESTACADAS
RECOMENDACIÓN
INSTAGRAM
Loading...
Menú