Muertes y accidentes: Las “películas malditas” más recordadas de Hollywood

Hay veces en que el atractivo de una película no está solamente en su trama, sino en lo relacionado a cómo se hizo. Existen historias en donde la película se vio envuelta en distintas complicaciones, como por ejemplo en “El Hombre que mató a Don Quijote” que, por distintas circunstancias, demoró 20 años en ser grabada o “Boyhood” que fue filmada en un periodo de 12 años apropósito. Pero si hay un elemento que llama a las multitudes es el de las maldiciones y misterios que se asocian a las películas. A continuación, algunos ejemplos de esto. 

Rebelde Sin Causa (1955):

En los años 50, James Dean era el galán en boca de todos. Su carisma, juventud, atractivo y capacidad actoral lo catapultaron a la cima de Hollywood en un tiempo record. Lamentablemente, falleció a los 24 años, luego de terminar de grabar Rebelde Sin Causa.

Otros actores protagónicos de la película también fallecieron antes de cumplir los 45 años de edad. Nick Adams murió producto de una sobredosis y Sal Mineo murió apuñalado en un asalto. Además, Natalie Wood, Coprotagonista de la película, murió a los 43 años al caer al agua desde un yate en un caso que aún no ha sido resuelto ya que el cuerpo de la mujer presentaba heridas

Sin embargo, el caso más extraño fue el de James Dean, la muerte que da paso a la leyenda de “Little Bastard”, auto del actor.

En 1955, Dean había encargado un Lotus Mk X, pero la entrega del auto se retrasó, por lo que aceptó a cambio la oferte da un Porsche 550 Spider al que el artista le dibujó un 130, dos franjas rojas en la parte trasera y bautizó como “Little Bastard”.

El auto pesaba cerca de 600 kg y era uno de los más rápidos en le época. Dean solía participar en carreras de autos, por lo que confió en este bólido para competir en una carrera en California. Una semana después de adquirir el auto, Dean se cruzó de frente con otro conductor, chocaron y Little Bastard impactó de frente con un poste de la carretera, matando al actor en el momento. 

Después de la muerte de James llevaron el Porsche a un taller mecánico, ahí, el motor del auto se desprendió de sus correas y cayó sobre el mecánico, rompiéndole ambas piernas. El mismo motor fue comprado por un médico amante de las carreras que lo instaló en su propio vehículo y murió tiempo después es una carrera. En la misma competición, había otro conductor que instaló la palanca de cambios de Little Bastard en su auto, quién falleció en la carrera. El Spider 550 fue reconstruido y el garaje en donde lo armaron se incendió. Fue exhibido en un museo en sacramento y el auto cayó de su pedestal rompiéndole la cadera a una mujer. En Oregón, mientras transportaban el auto, el camión que lo llevaba patinó y chocó contra unas tiendas. Finalmente, en 1960 se le perdió el rastro.   

La Profecía (1976):

Esta película, que trata sobre el nacimiento del anticristo en el mundo humano, está rodeada de eventos misteriosos que asustan a más de una persona. 

Se cuenta que el actor principal del filme, Gregory Peck, fue alcanzado por un rayo mientras este viajaba en un avión en medio de una tormenta. El accidente no pasó a mayores y no hubo lesionados, pero lo llamativo es que fue lo mismo que le pasó al guionista, David Seltzer, ocho horas después en otro avión. Como si fuera poco, Peck tuvo doble suerte, ya que en un principio tenía agendado viajar en un jet privado, pero canceló el viaje a último momento por motivos personales. Ese jet se estrelló y no hubo sobrevivientes.  

Pero no es lo único. En la película aparecen dos perros Rottweiler que atacaron a su adiestrador sin previo aviso. Un león que aparecía en una escena mató a un guardia, el productor se salvó de una bomba puesta en su hotel por el grupo terrorista IRA y John Richardson, miembro del staff, sufrió un accidente automovilístico en donde una persona murió decapitada, tal como ocurre en una escena de la película.

El Exorcista (1973):

La película cuenta la historia de una niña poseída por el demonio y los esfuerzos de su familia y pastores para extraer la maldición del cuerpo de la joven. 

La trama, basada en un hecho real, era tan tenebrosa que incluso se llamó a un sacerdote para que bendijera el set de rodaje, pero antes de comenzar a grabar el lugar se incendió y la única parte que se salvó del siniestro fue la habitación de la niña poseída. Quizás, esta era la señal de que algo raro estaba pasando. 

Dos de los actores de la película, Jack McGowran y Vasiliki Maliaros, fallecieron antes del estreno de esta. El hijo de la actriz que hacía la voz del demonio, Mercedes McCambridge, asesinó a su esposa y sus hijos para después suicidarse y siete miembros del equipo de rodaje también murieron en extrañas circunstancias.

Para colmo, testigos aseguran que Linda Blair, quién interpretaba el papel de la niña poseída, pronosticó la muerte de un miembro del staff durante una de las escenas en donde ella simulaba hablar estando poseída. 

Y eso sin contar las distintas muertes de personas en las salas de cine mientras veían la película. Para tener en cuanta cada vez que uno vea esta cinta. 

El Cuervo (1994):

Una de las muertes más controversiales y recordadas en el mundo del cine es la que tuvo el protagonista de esta película, Brandon Lee. 

El hijo del mítico actor de películas de acción, Bruce Lee, falleció luego de filmar una escena en donde un personaje secundario le dispara al cuerpo. La pistola debía tener balas de fogueo, pero el arma había sido usada anteriormente para grabar primeros planos de las balas sin el proyectil y, para mala suerte de Lee, una de esas balas había quedado estancada en el cañón de la pistola. Al disparar, el fogueo impulsó la bala estancada directo al cuerpo del actor, quién se desangró en el momento y falleció. 

Además de este accidente, hubo eventos extraños que hacían pensar en señales para no filmar la película. Un carpintero murió electrocutado, un camión del staff se incendió por completo, una tormenta azotó el set de grabación y destruyó decorados y elementos de montaje y posteriormente vino la muerte de Brandon. 

Vale decir que la escena del balazo fue quemada por el director de la película después de que la policía confirmara que fue un accidente. Por lo que no hay registro alguno del momento. 

Pero más allá de El Cuervo, se habla de la maldición de los Lee, haciendo referencia a la misteriosa muerte de Bruce Lee.

Según mencionan cercanos al artista marcial, el padre de Bruce fue maldecido por una persona quién le dijo que todos los primeros varones de su descendencia directa morirían jóvenes. Bruce murió a los 32 años y Brandon a los 28. No existe otra muerte confirmada ya que la hija de Bruce, Shanon, nunca tuvo un hijo varón.  

En relación a la muerte de Bruce, esta ocurrió cuanto el actor terminó de grabar “Enter The Dragon”. En medio del doblaje de la película, Bruce se desmayó y fue trasladado al hospital. Le diagnosticaron un edema cerebral y se fue recuperando lentamente hasta que, una semana después del accidente, falleció mientras dormía.  

Oficialmente, Bruce estaba en la casa de Betty Ting-Pei en el momento en que él sintió un fuerte dolor de cabeza, tomó un analgésico para calmar el dolor y murió en una cama, pero la misma Betty ha negado categóricamente que Lee hubiera muerto en su casa y posteriormente la policía comenzó a recibir paquetes que contenían la inscripción de “Betty Ting-Pei sabe la causa de la muerte de Bruce Lee”.

Se rumorea que tanto la muerte del actor, como la de su hijo, puede estar envuelta en un conflicto con las Triadas chinas después de la negativa del actor de seguir grabando películas para el cine de Hong-Kong, pero nada ha sido confirmado. 

El Conquistador de Mongolia (1956):

Es una película que habla sobre Ghengis Khan pero que es recordada como un filme radioactivo. La razón es que de 91 de las 220 personas que participaron del rodaje desarrollaron un cáncer en los años siguientes. 

Los protagonistas del filme, John Wayne, Susan Hayward, Agnes Mooregead y el director Dick Powell murieron de esta enfermedad y en total fueron 46 víctimas fatales. 

La razón principal que se asocian a este hecho es que la película se filmó en el desierto de Utah, en una localidad cercana a un campo en donde el ejército estadounidense realizó pruebas nucleares. Expertos señalan que la zona estaba completamente libre de radioactividad y de cualquier elemento que pudiera ser peligroso y que el número de enfermos es solo una gran casualidad provocada por los estilos de vida de esas personas.  

Poltergeist (1982):

La saga de Poltergeist ha estado envuelta en misterio desde que se comenzó a grabar. Dicen que cuenta con una maldición que se extiende a lo largo de sus tres películas con hechos extraños que ocurrieron en cada una de las grabaciones. 

En primer lugar, Dominique Dunne, actriz que interpretaba a la hermana de la niña protagonista, falleció después de ser estrangulada por su novio a los 22 años, lo que se suma a otros dos actores que murieron por problemas de salud. Se habló de que había aparecido una maldición producto de grabar escenas con esqueletos reales debido al alto costo de los falsos, pero nunca se confirmó el hecho y solo quedó en un rumor.

La película fue un éxito y rápidamente comenzaron a producir la secuela.  Se llama a Heater O’Rourke para que vuelva a interpretar a la pequeña Carol-Anne, la niña acepta, comienza el rodaje y vuelven a ocurrir cosas raras teniéndola a ella como protagonista. Y es que en medio de las grabaciones, O’Rourke empieza a sentirse rara y enferma. La llevan a especialistas pero ninguno puede dar un diagnóstico de lo que le ocurría. Julian Beck, actor que interpretaba al reverendo Kane, sufre un cáncer de estómago que lo termina matando luego de terminar de grabar. Will Sampson, intérprete de un brujo llamado Taylor y chamán en vida real, muere un año después de que él mismo se ofreciera para realizar un exorcismo en el set de grabación. Falleció por complicaciones en un trasplante de corazón y pulmón.    

Comienzan los trabajos para la tercera y última película de la saga y nuevamente ocurren cosas extrañas. Hubo un auto que explotó durante la filmación de una persecución que estuvo a nada de calcinar a un miembro del staff y ocurrieron accidentes en donde personas se electrocutaban o partes del set que se caían dañando al personal del rodaje.

Zelda Rubenstein, actriz que interpretó a Tangina, se sintió incómoda luego de ver una sesión fotográfica de la película en donde ella aparecía con una luz brillante que tapaba su rostro en todas las fotos. Ese mismo día, su madre falleció.  

La pequeña Heater O’Rourke siguió grabando y finalmente falleció antes de terminar el rodaje tras sufrir un paro cardiaco y un choque séptico provocado por una obstrucción intestinal. Se usó a dobles para terminar la película. La madre de ésta afirma que, mientras estaba en una sala de espera del hospital, ve a su hija a través de una ventana quién le dice “mamá, no voy a volver”. Cierto o no, es innegable que algo raro extraño ocurrió mientras se trabajaba en la saga.   

PODCAST
RESEÑAS DESTACADAS
RECOMENDACIÓN
INSTAGRAM
Loading...
Menú