Videojuegos que merecen una adaptación al cine o TV

El mundo del cine y de las series suele recurrir a libros o comics para crear una obra que pueda ser un éxito en la opinión pública. Esto puede deberse a la popularidad que alcanzó alguna historia o porque es más cómodo vender un show que ya se conoce de antemano y que no necesita mayor introducción. Muchas veces, los videojuegos son la base para alguna película y hay ocasiones en donde sí ha funcionado, como ocurrió con Prince of Persia o la saga de Tomb Raider, que pese a no ser grandes películas, sí pudieron sostener sus ventas y no cayeron en el vacío en donde están proyectos Super Mario Bros o las adaptaciones de Resident Evil. A continuación, juegos que perfectamente podrían ser llevados a la pantalla grande en algún trabajo cinematográfico. 

The Order: 1886 (2015):

El juego está ambientado en una historia alternativa de Londres, en donde los Caballeros de la Mesa Redonda, forjada por el Rey Arturo, han mantenido y heredado sus títulos a lo largo de los siglos en una batalla contra seres sobrenaturales. Grayson, protagonista de este juego que responde al nombre de Sir Galahad, es uno de estos caballeros que apoya a la orden en su lucha contra rebeldes y hombres lobo que amenazan con destrozar la paz del Reino Unido. Debe descubrir la razón de este levantamiento y aniquilar a quienes estén a la cabeza del comando enemigo con la ayuda de otros miembros de la Mesa Redonda

The Order: 1886 fue uno de los juegos más esperados de 2015 ya que prometía una gráfica y acción de vanguardia que le sacaría el máximo provecho al PlayStation 4, sin embargo se llenó de críticas debido a su corta duración y al excesivo uso de secuencias cinematográficas que incomodó a quienes suelen omitir estas escenas. Paradójicamente, estas quejas pueden ser las razones para que este juego pueda ser adaptado a una película o miniserie.

No hay que confundirse, The Order: 1886 es un gran juego. Su trama, acción, OST y voces son de primer nivel. Una película podría ayudar a rellenar los puntos que no se tocaron para no perder el camino de un juego que es de un desarrollo lineal, pero que sí podrían mencionarse en un trabajo más a fondo. 

La leyenda del Rey Arturo y los Caballeros de la Mesa Redonda es una de las obras literarias más conocidas del mundo. Este juego le da un enfoque más contemporáneo y más cercano a una obra que no deja de ser atractiva y que puede realizarse sin mayor problema. Especialmente cuando ya hemos visto el éxito de la adaptación de los libros de The Witcher por parte de Netflix. 

Spyro (1998), (2018):

El Reino de los Dragones vive en paz. Existen varios seres que viven en conjunto y realizando trabajos como artesano, hechiceros, creadores de sueños, entre otros. Uno de los seres que solía vivir en este mundo es Gnasty Gnorc, una bestia mitad gnomo y mitad orco que fue expulsado del reino producto de su comportamiento agresivo y sentenciado a vivir en un depósito de chatarra. Un día, Gnasty revive todo su resentimiento en contra de los dragones y les lanza un hechizo que los convierte en estatuas, roba los tesoros de los dragones y usa la colección de cristales mágicos para crear bestias que vigilen el nuevo Reino de los Dragones al mando de él. 

Todos fueron atrapados, excepto Spyro. Un pequeño dragón que ahora tiene la misión de liberar a los dragones de su prisión y derrotar a Gnasty para poder devolver la paz al reino. 

La trama del juego es simple y su mecánica no es diferente a lo que son los distintos juegos de Super Mario, Donkey Kong o Crash Bandicoot, pero es justamente esa simpleza la que se puede aprovechar para crear una película apta para todo público.

Si algo diferencia a Spyro de los juegos mencionados es que el pequeño dragón tiene una personalidad clara, rebelde y entusiasta que lo convierte en un personaje carismático en todo sentido. El juego contiene momentos de acción, algo de tensión, mucha comedia y un protagonista que nunca duda de su misión y sólo avanza en su tarea. 

Vale decir que el éxito de la saga hizo posible un remake de la trilogía original que se lanzó en 2018 que lo dejó en el primer lugar en ventas en el Reino Unido, vendiendo un total de 2 millones de copias en su primera semana. Un éxito que bien podría verse reflejado en la pantalla grande. 

Legacy of Kain: Soul Reaver (1999):

Para hablar de este clásico, primero debemos dejar en claro que es la secuela de Omen of Blood: Legacy of Kain. En donde el protagonista es Kain, un humano que es asesinado y posteriormente convertido en vampiro para que este pueda completar su venganza en contra de quienes le dieron muerte. Al finalizar el juego, Kain debe decidir entre suicidarse, dándole fin a la raza de los vampiros, o vivir como un ser supremo en el reino de Nosgoth. Kain opta por la segunda opción y damos paso a esta segunda parte. 

Pasa un milenio con Kain siendo el líder del clan de los vampiros. Estos seres van evolucionando a lo largo de los años y es el Rey quién debe mostrar los primeros signos de cambio para que luego sus súbditos lo sigan. Eso hasta que apareció Raziel, protagonista de este juego que evolucionó antes que Kain y creció alas para que pudiera volar. Kain estaba asombrado por este logro, pero al mismo tiempo celoso. Arrancó las alas de Raziel y lo condenó a morir por haber cometido el pecado de evolucionar antes que su rey. Es lanzado al Lago de los Muertos, en donde fallece, pero revive en forma de un espectro que ahora quiere venganza por el daño que le hicieron. 

Soul Reaver es uno de los clásicos de los Hack & Slash que tiene una historia altamente compleja que le generó más de algún dolor de cabeza a quienes lo jugaron siendo adolescentes. Su trama tiene un lore que genera una serie de plot twist que bien podrían pertenecer a una saga de literatura del más alto nivel. 

Es precisamente esa complejidad la que podría aprovecharse en algún trabajo cinematográfico que pueda revivir el éxito de una saga que es recordada por muchos, excepto por los desarrolladores del juego. Recordemos que Legacy of Kain cuenta con 5 juegos que cuentan la historia entre Kain y Raziel, pero hubo planes para un último lanzamiento, llamado Legacy of Kain: Dead Sun, que ayudaría a rellenar los puntos débiles en la historia de la saga, pero que fue cancelado Square Enix.

Una película de Soul Reaver puede hacer uso de esta parte no contada y explotar la venganza de su protagonista como lo hicieron (o quisieron hacer) con Spawn en 1997.

Gears of War (2006):

Está ambientado en un planeta ficticio llamado Sera, en donde hace muchos años ocurrieron las denominadas Guerras del Péndulo. En esta guerra, la Coalición de Gobiernos Ordenados (CGO) combatía contra la Unión de Repúblicas Independientes (URI) por el dominio de la Imulsión, fuente de energía similar al petróleo que yace en las tierras de Sera. URI se rindió y el CGO comenzó los trabajos de minería para procesar la imulsión, lo que provocó que bestias pertenecientes al subsuelo del planeta respondieran agresivamente frente a los trabajos en los túneles que inundaron sus terrenos. Estos seres, llamados Locust, atacaron la superficie llevando a la humanidad al borde de la extinción. Los Gears, milicia compuesta de humanos, son quienes le hacen frente a esta amenaza en una lucha para ser la raza predominante. 

Gears of War es una serie de videojuegos que pone la acción antes de todo. Su historia es rica en detalles y se complementa con una serie de comics que se lanzaron a la par de los juegos, pero sin lugar a dudas lo más llamativo es la trama que gira en torno a su protagonista, Marcus Fenix, en una batalla en donde tiene todo en contra y no puede permitirse una derrota. 

El éxito de esta saga lo transformó en el buque insignia de Microsoft y Xbox en una época dominada por PlayStation y Nintendo. Sus personajes son altamente carismáticos y su desarrollo no tiene nada que envidiarle a series o películas postapocalípticas de la actualidad. 

Vale la pena decir que Dave Bautista reconoció en una entrevista que quiere ser la persona que encarne a Marcus Fenix en una posible película. Proyecto que suma muchos rumores sobre una posible producción, pero que no tiene nada confirmado. 

Infamous (2009):

Una explosión masiva en Empire City provoca que se esparzan partículas que afectan los cuerpos de las personas, permitiendo que unos pocos puedan desarrollar el gen conductor. Esta característica hace que sean capaces de manejar un elemento a voluntad o que puedan tener habilidades sobrehumanas. Dominar la electricidad, el fuego, el hielo, convertirse en un monstruo, usar telequinesis o leer mentes. Son solo algunos de los poderes que ganan las personas en medio de una cruel batalla de bandas que luchan por tomar el control total de la ciudad.

En medio de esta lucha aparece Cole MacGrath, un mensajero que se ve envuelto en la explosión, que adquiere la habilidad de manejar la electricidad y que ahora debe descubrir la razón por la que estaba en el lugar de la explosión, al mismo tiempo que lucha contra estas bandas que quieren apoderarse de todo.

InFamous no es el típico juego de superhéroes ya que nos presenta una modalidad de karma en donde las decisiones del personaje pueden cambiar el desarrollo de la historia. Podemos ser unos salvadores o unos tiranos en una trama que se acerca más a la concepción del antihéroe. 

Esto llegaría en un momento en que el bombardeo de películas de Marvel y DC comienzan a colmar por su repetición y donde series como The Boys o Invincible aparecen como una opción más realista de lo que es una sociedad con superhumanos.

Además, una de las características de InFamous es que sus protagonistas, historias y enemigos varían a lo largo de la saga, como lo es el caso de InFamous: Second Son, por lo que no es necesario copiar el desarrollo del videojuego y se podría usar solo como una base para crear una película o serie de un nuevo antihéroe. Sería, por lo menos, llamativo ver algo de este estilo.  

PODCAST
RESEÑAS DESTACADAS
RECOMENDACIÓN
INSTAGRAM
Loading...
Menú